TESTIMONIOS

DESCARGA TU REGALO PULSANDO LA IMAGEN

Ana Belén O. (Madrid)

«Partiendo de mi humilde teoría en la cual creo que este trabajo se aprecia mucho más después de un tiempo, escuchando las sesiones y trabajando las tareas de nuevo con más tranquilidad. Voy a intentar dar forma a lo que he ido viviendo.

Siendo consciente de la situación personal en la que me encontraba, mi principal preocupación hoy en día es mi situación laboral porque es la que me generará una libertad económica e independencia. Por tanto viendo que afecta a mi estado personal por la inestabilidad, intento centrar mi atención lo más posible en este problema.

No es que sea inconsciente de lo vivido con mi ex-pareja porque mentiría si dijera que no me afecta, caso concreto Palencia hace varias semanas donde me fui enterando de cosas que decía, y eso alteró mi estado natural, tranquilo normalmente, produciendo en mi un cabreo monumental y por la tensión acumulada mi espalda se resintió.

Poniendo el contexto de mi situación personal voy a explicar qué me parece el COACHING CUÁNTICO.

Creo que Laura ha tenido la suficiente paciencia de adaptarse a un ritmo frenético, mi ritmo y ha aguantado el tirón de mi situación personal con la suficiente paciencia e inteligencia para ver que aunque no llegase de momento a los objetivos marcados, vivir las situaciones, mejor dicho, a mi ex-pareja, con la neutralidad que da sabernos iguales en todos los aspectos humanos. Siendo conscientes de que cada rasgo es un rasgo que todo ser humano posee, y que a lo largo de la vida, todos esos rasgos me atrevería a decir, los sacamos en algún momento. Partiendo de esto, se ve con más claridad y menos oscuridad lo que Laura ha intentado que vea, que todo sucede para que aprendamos algo en la vida, manera de seguir creciendo, que tanto los aspectos positivos como esos que yo considero negativos en mi ex-pareja se dieron por alguna razón en nuestras vidas, y que a su vez, si nos hacemos las preguntas adecuadas vemos que todos ellos tienen aspectos que traen a nuestra vida lo positivo y negativo para equilibrar todo.

Este tipo de trabajo personal supone una consciencia y atención personal a cada situación que se viva, personalmente considero compleja dicha atención, preguntándote habitualmente para poder ver el equilibrio. No quiere decir que no se pueda vivir sino que de momento yo no tengo o me muevo en ese tipo de consciencia, porque no estoy habituada.

Para finalizar diré más explícitamente, que este tipo de trabajo personal es un recurso estupendo para superar conflictos y vivencias personales que están enquistadas desde hace muchos años dentro de uno, a las que puedes dar una visión diferente para superarla. Comprendiendo que por alguna razón aparecieron, aunque fuesen muy dolorosas.

He de decir que siento que este trabajo no está cerrado ni terminado, que lo retomaré en breve para seguir adelante y resolver cosas que yo no he cerrado.

Agradezco a Laura su paciencia y a mi hermano que la puso en mi camino».

 

Ana S. (Madrid)

«Cuando empecé el trabajo lo hice con ilusión y expectativas, las primeras sesiones fueron complicadas, me daba mucha pereza trabajar en casa los ejercicios ya que encontraba dificultad para recordar, pero cuando mi mente despertó todo era más sencillo y satisfactorio. Puse en práctica con amigas lo que empezaba a ver y sentir e incluso sirvió de ayuda a estas amigas.

En casa todo ha cambiado con mis hijos y con mi pareja, ya que estoy tranquila y no todo el día nerviosa y de mal humor como antes, siento todo mi interior nivelado emocionalmente. Pero, sin duda, lo más impactante ha sido el final, me quedé totalmente colapsada, no pude hablar de ello durante varios días, tenía claro lo que sentía pero no podía expresarlo, porque el corazón aflora, la mente se estabiliza y yo encontré una paz interior totalmente inexplicable. Se lo recomiendo a todo el mundo».

 

Antonia O. (Mallorca)

«Lo primero, muchísimas gracias por guiarme a través de este trabajo que hemos realizado. La verdad es que en ocho sesiones ha cambiado mucho la forma de ver las situaciones y personas a mi alrededor, ya no hablemos de mi hermano.

Ha sido muy bonito el poder cambiar la percepción que tenía de él, sobre todo en las circunstancias actuales. Ahora puedo verle como alguien que al igual que yo tiene sus virtudes y sus defectos y, que al igual que todos, vamos actuando según nuestras percepciones.

He podido encontrar “defectos” en mí que son iguales a lo que me parecían “defectos” en él. He podido agradecer sus “defectos” por lo que han contribuido a que esté donde estoy. Aunque haya hecho el trabajo con mi hermano me ha ayudado a ver otras muchas situaciones que ya no me parecen tan molestas como me parecían. Soy capaz de tomar distancia y ver las cosas más objetivamente, lo que me aporta más paz y comprensión.

Es increíble ver como lo “bueno” no es tan “bueno” y lo “malo” no es tan “malo”. Esto da mucha tranquilidad. Me ha ayudado también este trabajo a tener más confianza en mí misma, a aprender a quererme un poco más y a empezar a decir que “no” cuando es que  “no”.

Me has hecho sentir muy cómoda y arropada durante las sesiones, sobre todo las primeras que fueron un poco más duras. Hacer este trabajo por teléfono puede resultar un poco frío si la persona que lo guía no tiene esa empatía y ese corazón bondadoso que tú tienes. Así que gracias de nuevo y ¡a seguir trabajando y ayudando!»

 

Carmelo S. (Mallorca)

«Estas sesiones de coaching han descubierto partes de mi vida que pasaron desapercibidas. Son todos esos detalles que perdemos cuando tenemos un único punto de vista, los que en conjunto equilibran el camino de la vida.

Me siento muy agradecido y privilegiado de haber realizado este proceso con Laura que me ha facilitado el descubrir esta reflexión interior».

 

Manuel D. (Mallorca)

«Darle las gracias a Laura desde el primer día en que pensó y luego más tarde me propuso poder realizar esta actividad. Había oído hablar del coaching, pero lo relacionaba con que iba direccionado a deportistas de élite o a altos ejecutivos de empresas, por eso, en el momento que me lo propuso, acepté.

Lo que he aprendido: la manera de ver las cosas, valorarlas, que toda acción aporta su parte positiva y negativa, que todo en la vida tiene un equilibrio, que aprendes, te enriqueces y creces como persona. Todo esto sobre lo que hoy doy las gracias por haberlo aprendido, antes ni siquiera me había parado a valorarlo, hoy me paro y lo valoro.

Como no estar eternamente agradecido a Laura, es imposible, hay un antes y un después desde que iniciamos esta andadura del coaching, y ha sido para mejor, gracias y mil veces gracias».

 

Maita B. (Mallorca)

«Aunque haya sido on line, me he sentido muy agusto y confiada contigo. Me has dado confianza para contarte mis cosas.

Me has hecho ver lo que nunca me hubiera planteado, haciendo esas preguntas: ¿Qué beneficio he recibido yo? Y al mismo tiempo ¿qué perjuicios he recibido yo?.

A partir de ahora, iré por la vida analizando los pros y los contras, viendo el equilibrio: lo bueno de lo malo y lo malo de lo bueno.

Gracias por enseñarme a ver este planteamiento.

Un abrazo»

 

Sara P. (León)

«Yo no sabía casi nada sobre el coaching, no sabía qué era exactamente ni como se trabajaba con él y lo que es más importante no sabía en qué podía ayudarme, pero después de 8 sesiones con mi coach, Laura, he notado muchos cambios en mí.

Siempre he sido una persona muy dependiente, con muchos miedos y un gran sentimiento de culpa que me impedía tomar muchas decisiones. A lo largo de estas 8 sesiones Laura, me ha hecho ver y entender muchas cosas en las que nunca me había parado a pensar y gracias a ver las cosas desde otro punto de vista he podido ir dejando atrás esos miedos y tomar decisiones sin sentirme culpable. Este cambio no ha sido de un día para otro y por supuesto que todavía me queda mucho por trabajar en este aspecto pero gracias al coaching y, sobre todo, a Laura, he aprendido como hacerlo y cómo aplicarlo a mi día a día.

Una experiencia enriquecedora y recomendable a todo el mundo. Gracias Laura por tu cercanía y por toda la ayuda que me has dado, ha sido todo un placer conocerte».

 

Sonia L. (Granada)

«En principio, antes de comenzar con este trabajo, no sabía muy bien en qué consistirían estas sesiones, ni exactamente qué tratábamos de conseguir con ellas, pero después de una primera sesión con ella, explicarme qué íbamos a hacer, cual sería el objetivo y empezar de lleno desde ese primer momento, he de reconocer que he visto una serie de cambios muy positivos en mi percepción de las cosas y lo más importante, de las personas.

Desbloquearme con una persona que me estaba causando dolor y sufrimiento y ser capaz, ya no solo de aceptar como es, sino de amar lo que no me gustaba de ella, ha sido una buena experiencia y enriquecedora al tiempo que nueva.

Así mismo, poder reconocerme a mí y a los demás como seres “no perfectos” y poder aceptar esas imperfecciones como parte del conjunto que formamos, también ha sido una experiencia muy positiva y curiosa al tiempo, dado que son técnicas diferentes y maneras distintas de enfocar un problema que tenemos con alguien o con nosotros mismos.

Desde la tercera sesión aproximadamente, he sido observadora, no solo de mi comportamiento, sino del de los demás pudiendo llevar a la práctica todo lo que con ella hemos visto en las sesiones.

Considero esta, una experiencia como ya he dicho muy enriquecedora y Laura una profesional que ha sabido llevarme de la mano hacia el camino de la tranquilidad. Siempre con su dulzura, paciencia y calma- aún en los momentos tensos- con la suficiente y justa dureza en los que así se requería.

Esto ha sido algo que como decía, nuevo para mí, positivo y que recomiendo a toda persona que tenga algún bloqueo hacia alguien o incluso consigo mismo».