El Árbol dador de Deseos

Una de las herramientas más potentes que tenemos integrada como seres humanos y de la que pocas personas son conscientes es nuestra mente.

Llevo muchos años estudiando sobre ella, formándome y haciendo prácticas conmigo misma. He conseguido cambios en mi vida realmente milagrosos y asombrosos, en todos los aspectos: Salud, Dinero y Amor. Mi Propósito de vida y mi “Para Qué” es ayudarte a que tú también lo consigas. Cuando logras que tu mente trabaje para ti y no al contrario, te liberas y observas la vida desde una perspectiva mucho más liviana e interesante. 

Puedes aprender a utilizar tu mente en tu propio beneficio e influir conscientemente para que la Ley de Atracción funcione en tu vida de forma beneficiosa o, por el contrario, puedes llegar incluso a influir con tus pensamientos de manera que te sucedan cosas ” no tan buenas”. Lo que ocurre, es que la mayoría de veces no eres consciente de que lo estás haciendo tú mism@ con tus pensamientos, sentimientos, actos y creencias.

El cuento “El Árbol dador de Deseos” habla sobre nuestra mente y el poder de los deseos, espero que lo disfrutes:

Una vez un hombre estaba viajando y entró al paraíso por error. En el concepto indio del paraíso, hay árboles que conceden los deseos.

Simplemente, te sientas bajo uno de estos árboles, deseas cualquier cosa e inmediatamente se cumple. No hay espacio alguno entre el deseo y su cumplimiento.

El hombre estaba cansado, así que se durmió bajo un árbol dador de deseos. Cuando despertó, tenía hambre, entonces dijo: “¡Tengo tanta hambre! ¡Ojalá pudiera tener algo de comida!”. E inmediatamente apareció la comida de la nada simplemente flotando en el aire, una comida deliciosa.

Tenía tanta hambre que no prestó atención de dónde había venido la comida. Cuando tienes hambre, no estás para filosofías. Inmediatamente empezó a comer, y la comida estaba deliciosa. Una vez que su hambre estuvo saciada, miro a su alrededor. Ahora se sentía satisfecho. Otro pensamiento surgió en él: “¡Si tan sólo pudiera tomar algo!” Y por ahora no hay ninguna prohibición en el paraíso, de modo que de inmediato apareció un vino estupendo.

Mientras bebía este vino tranquilamente, y soplaba una suave y fresca brisa bajo la sombra del árbol, comenzó a preguntarse: “¿Qué está pasando?¿Estoy soñando, o hay fantasmas que están jugándome una broma?”

Y aparecieron fantasmas feroces, horribles, nauseabundos. Comenzó a temblar y pensó: “¡Seguro que me matan!”

Y lo mataron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes comentar con tu cuenta de Facebook

(Sin que tenga que aparecer en tu muro)

¿Deseas liberarte del Ruido Mental? Apúntate y recibe gratis el E-Book: 

“5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental”

GRATIS

Llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

¡Espera!

GRATIS

Antes de irte, llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

20 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Compartir20
+1