Mabel estaba en el jardín de su casa desesperada, no sabía cómo resolver sus problemas: tenía deudas, se había quedado sin trabajo, sentía malestar, desesperación. Lo veía todo negro. A su alrededor parecía desmoronarse toda su vida.

Miró al cielo y preguntó: Dios que estás ahí, Universo o Fuerza Infinita dime por favor cómo puedo salir de esto. Cerró los ojos y se concentró en su corazón.

Entonces escuchó: 

«Todo son pruebas de la vida. Has venido a este mundo para probar tu capacidad de tolerar ciertas situaciones molestas, irritantes o de adversidad. Has de dominar la Ley de la Paciencia, la ciencia de buscar la paz pase lo que pase, por tanto, siente esa paz en tu interior, abandona la necesidad de controlarlo todo; enfócate en el momento presente y en lo que sí deseas; toma acción; no te alteres por insignificancias y pon mucho más humor en tu vida. Solo así las bendiciones se manifestarán.

Puedes escuchar este relato con música, te encantará 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *