¿Cómo convencer a tu jefe, ex pareja o vecino para que haga algo por ti?

Dos cuentos que te harán reflexionar
5 mayo, 2018
Dime hacia dónde miras y te diré lo que estás pensando
13 julio, 2018

¿Cómo convencer a tu jefe, ex pareja o vecino para que haga algo por ti?

¿Quieres convencer a tu  jefe, ex marido, ex mujer, compañer@ de trabajo, vecino, etc… para que haga algo por ti, pero no sabes cómo hacerlo porque parece que siempre está refunfuñando o cabread@ y no te lo va a conceder?

Seguro que no es la primera vez que te gustaría pedir algo a una persona, pero no lo haces por miedo a que te diga que “no” o simplemente porque tiene un carácter fuerte y sientes que te va a poner mala cara, o te va a contestar de mala manera.

Existe una fórmula infalible para pedírselo y es “hacerlo desde el corazón” y ¿cómo se hace?…

El corazón solo habla de valores, de compasión, de alegría, de comprensión y no de imposición o de egoísmo.

Para emplear tu corazón a la hora de pedir algo, has de hacerlo siguiendo los siguientes pasos:

  1. Imagina primero en casa a esa persona delante tuya y sonríele desde tu corazón, piensa que no es más que un ser humano como tú, ni más ni menos. Has de sentir tranquilidad cuando le veas delante tuya. Practica esta sensación para que cuando estés en el momento en directo, no perciba nerviosismo o incomodidad por tu parte. La energía se transmite, somos emisores y receptores.
  2. Prepara en casa previamente lo que vas a decir y cómo lo vas a hacer. Puedes practicar delante del espejo. Cuando lo estés haciendo has de visualizar delante tuya a la persona en estado afirmativo y receptivo.
  3. Sé cordial, alegre y segur@ cuando te acerques a él/ella, pero con tranquilidad y no excesiva efusividad. Recuerda que no tienes nada que perder por proponer tu opción.
  4. La propuesta: el corazón propone opciones no impone al otro lo que la Mente-Ego quiere con un tono impositivo o irónico, así que se trata de que propongas algo, pensando en los valores que tiene esa persona y en las ventajas que obtendría si accediera a lo que deseas. No comiences el diálogo diciendo los problemas que tú tienes, no hables de ti.

Ejemplos:

1. Si estás en una empresa y percibes que hay algo que se podría mejorar y te gustaría que compraran un equipo determinado, un programa, un software, etc… podrías comenzar diciendo: “En los últimos meses he percibido que no se consiguen tantos clientes como quisiéramos porque el programa de llamadas va muy lento y no se escucha bien. Creo que todos podríamos conseguir mejores cifras en clientes y contactos si tuviéramos el software X. He leído mucho sobre él, tiene muchas ventajas y las mejores empresas lo están empleando, por eso se lo venía a comentar, ya que sé que usted valora que todo funcione bien…”

De esta forma, le estás dando la solución al problema, le estás tocando el punto emocional diciendo que las mejores empresas ya lo tienen y le hablas de valores (usted valora que    todo funcione bien).

Yo trabajé durante muchos años en un Bufete de Abogados, mi jefe era una persona que tenía, a veces, mucho genio y que no accedía a comprar según qué cosas que costaran dinero.

Sin embargo, conseguí, dos veces que hiciera grandes mejoras.

Como secretarias de dirección teníamos que coger muchísimo el teléfono, a la vez que atendíamos a clientes y escribíamos en el ordenador.

A mí me dolía mucho el cuello de estar con el teléfono todo el día, así que pensé que unos auriculares para hablar serían la mejor solución.

Mis compañeros me dijeron que no los compraría, pero yo confiaba en que sí.

Lo hice así: “He visto que en el Bufete de Abogados XXX las chicas tienen unos auriculares para hablar por teléfono, atienden a los clientes de forma relajada, pueden tomar notas, escribir en el ordenador, etc.. Hablé con una de ellas y me dijo que desde que los tienen ya no causan bajas por mareos, dolor de cervicales o de espalda; encima un cliente alemán el otro día me dijo que ese despacho de abogados tenía mucha clase, que solo había que ver todos los medios de que disponían incluidos los auriculares de las secretarias. Te lo digo, porque mejor Bufete que este aquí no hay, nosotras rendiríamos más y tú eres una persona que te gusta lo mejor…”

¿Sabes qué ocurrió?…

Que pidió los mejores auriculares del mercado 🙂

Y no solo eso, también encargó los mejores diccionarios de alemán jurídicos que había (eran carísimos) para que pudiéramos traducir sin problemas. Mis compañeros no podían creerlo, pero fue así…

2. Si deseas que tu Ex haga algo por tus hijos, o les lleve a algún sitio, puedes comenzar la frase así: “El otro día los niños me dijeron que te quieren mucho, que les encanta ir contigo a todas partes, que para ellos su papá/mamá es muy especial, la verdad es que me emocionaron; incluso me preguntaron si yo sabía si tú querrías llevarles a XXXXX. Te lo comento yo para que les des la sorpresa, si quieres, si no pues no pasa nada…”

Con este ejemplo, tocas el corazoncito de tu Ex, su puntito emocional se dispara y seguramente accederá. Si no accede, has de respetarlo, pero quizás la próxima vez si lo haga, confía en ello.

Existen miles de fórmulas para hablar y proponer desde el corazón, solo has de practicar y atreverte a hacerlo.

He trabajado en muchísimas empresas, me he encontrado con compañeros de todo tipo y con jefes muy exigentes y de fuerte carácter, pero he sabido llevarlos a todos. Una de las grandes claves es ser compasivo, es decir, ponerte en su piel y otra; hablar desde el corazón.

Si te ha gustado este artículo y crees que a alguien le puede servir, compártelo. Te lo agradezco 🙂

 

“Antes de convencer al intelecto, es imprescindible tocar y predisponer el corazón”.-B. Pascal

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

2 Comments

  1. Cristóbal dice:

    Que bueno, algo como esto necesitaba leer. Muchas veces hacemos algo pensado que es lo correcto, pero si alguien nos aconsejará antes, algunos errores nos evitaríamos. Gracias.

    • administrador dice:

      Gracias a ti por leerlo y comentar. Nunca es tarde para aplicar tácticas y cosas nuevas en nuestras vidas 🙂 Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *