El Desapego

 

El Desapego como bien dice la propia palabra significa «despegarse, liberarse o separarse del Ego».

El apego es la naturaleza del ser humano y de la existencia en sí misma. No has de sentirte mal si tienes apegos, liberarte de ellos lleva mucho tiempo y es necesario practicar.

Los apegos nos conducen al sufrimiento. Nos aferramos a las cosas del mundo: a nuestros propios cuerpos, objetos materiales, personas queridas, etc. Pero, todas ellas algún día desaparecerán, ya que todo cambia y está en continuo movimiento, es el movimiento natural de la vida. Y, si no desaparecen, tomarán una forma diferente de la que tienen ahora.

Cuando esto ocurra sufrirás, por tanto, es importante que reduzcas tus apegos para evitar padecer tanto. El primer paso es entender cómo surgen.

Nuestros sentimientos se dividen en dos tipos: sentimientos placenteros y sentimientos desagradables. Casi todas nuestras experiencias pueden subdividirse en estos dos sentimientos, ya que están en concordancia con la naturaleza de que el ser humano busca «tener lo placentero» y «evitar lo desagradable». Los sentimientos y los deseos van unidos de la mano, los deseos intensos crean un estado agradable o desagradable y de ambos, sentimientos y deseos, surge el apego.

Mientras tengamos deseos intensos y estemos ligados a los sentimientos que nos causan vamos a tener apego, ya que nos identificaremos con esos sentimientos y no con nuestro verdadero «ser», con nuestra «conciencia».

El apego está unido al sentido del «Yo», al «Ego», al hecho de creer que podemos controlar y poseer las cosas. De este hecho se manifiesta un deseo ansioso sobre esa cosa o persona en concreto y, de ahí, brota el apego. 

Cuando conseguimos algo que deseamos sentimos felicidad, pero automáticamente y, a su vez, tenemos miedo de perderlo y un sentimiento de miedo e infelicidad surge en nosotros.

¡Es irónico, pero podrás comprobar por ti mismo que la felicidad que nos producen las cosas materiales dura poco tiempo!

¿Qué deberíamos pensar para liberarnos de los apegos que tenemos? ¿Qué podríamos hacer?

Sería importante encontrar un espacio para cada uno de nosotros en el que estuviéramos lejos de esas cosas que nos causan apegos. Muchos de ellos están en nuestro trabajo, en nuestra relación con otras personas, seres queridos, nuestra casa, nuestra mente, el sentido del yo, etc.

Para descansar de nuestros apegos hay que comenzar a mirar en nuestro interior en lugar de en nuestro exterior.

Cuando encontremos la fuente de la belleza y de la satisfacción dentro de nosotros mismos, la paz interior comenzará a surgir y sentiremos que nos vamos liberando poco a poco de las cosas externas.

El sendero de embellecer la mente y tener una fuente de felicidad es el camino para liberarnos de los apegos.

Gradualmente nos alejaremos de los sufrimientos que esos apegos ocasionan. Se reducirán cuanto más practiques tu vida interior. La bondad, generosidad y humildad irán surgiendo en ti con fuerza y encontrarás un sentimiento de felicidad y de alegría, que te llevará a una práctica activa de la amabilidad.

Cuando incrementes estas prácticas te estarás moviendo hacia la mente y dejarás de aferrarte a las cosas materiales.

Sentirás que te va bien en la vida, cambiarás la visión de ti mismo por un entendimiento más sano y la felicidad surgirá en ti.

Con la práctica de la meditación podrás comenzar a experimentar gradualmente que tu mente se vuelve más pura. Tendrás menos enojos, menos deseos fuertes en tu vida. La mente se volverá más clara y más hermosa.

No te preocupará lo que los otros piensen de ti, ya que no te interesará, puesto que desarrollarás un sentido pleno de independencia.

Desearás el bien a los demás y con el tiempo, el sentimiento de compasión surgirá como algo natural en tu ser y te liberarás incluso del hecho de «practicar el bien», ya que será algo inherente a ti. No serás vulnerable a las subidas y bajadas de la vida.  

Cuesta tiempo y esfuerzo liberarse de los apegos, pero saber e identificar cómo surgen ya es un primer paso para evitar un sufrimiento futuro.

Tus motivos de angustias son los pensamientos que hay en tu mente y el hecho de creer que dependes de una persona o de un hecho concreto para ser feliz.

Libera a esa persona o a ese hecho y desapégate de las cosas, con el solo hecho de comprender y de tomar conciencia ya estarás comenzando el largo camino hacia tu propia libertad.

Soltar personas, etapas de tu vida que han pasado y experiencias constituirá una gran fase para tu crecimiento.

Toda pérdida es una ganancia y tras el dolor de esa pérdida experimentaremos una nueva etapa de bienestar, solo hay que pasar el duelo que toda pérdida conlleva para permitir que el dolor pase y que no nos perdamos en el sufrimiento.

Solo tú mism@ puedes hacerte feliz, viviendo el presente y confiando en el flujo de la vida.

¡Vive sin creencias y apegos, suelta las ataduras, comienza con el hecho de desprogramar tu mente de creencias, reconocerlas y liberarlas!

“Hay que vaciarse para poder llenarse”.- Jorge Bucay

 

4 Responses

    1. Gracias a ti Myriam por leerlo y dejar tus comentarios. El primer paso es reconocer nuestros apegos y después poco a poco trabajar con nuestro interior para desapegarnos.

  1. Impresionante Laura, tienes toda la razón en este artículo cuando mencionas la dependencia que tenemos a lo material. Creo que cuando somos niños nos “programan” para ser competitivos , ganar mucho dinero, tener posesiones…. pero la felicidad está en nuestro interior como tu bien dices. Sabes Laura, he compartido este artículo con mi hijo que acaba de cumplir la mayoría de edad y le a gustado es mas, estuvo unos segundos recapacitando, me miró y me dijo que nunca se había planteado buscar la felicidad en su interior. Mi pregunta es, porque no nos damos cuenta antes de que lo material es momentáneo, temporal y nunca encontraremos la felicidad plena.

    saludos y felicidades por tu artículo

    gracias Laura por tu tiempo.

    1. Muchísimas gracias por tus palabras y por leer y compartir mis artículos. Es muy sabio que lleves a la reflexión a gente jóven como tu hijo, así, desde muy temprano disfrutará más del sentido de la vida. Un abrazo enorme Adolfo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes comentar con tu cuenta de Facebook

(Sin que tenga que aparecer en tu muro)

¿Deseas liberarte del Ruido Mental? Apúntate y recibe gratis el E-Book: 

“5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental”

GRATIS

Llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

¡Espera!

GRATIS

Antes de irte, llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

0 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Compartir
+1