Los cinco primeros pasos para enamorarte

 

Lo que cada uno de nosotros busca es AMOR, por tanto, si nos dejamos guiar y llevar por lo que verdaderamente somos, solo podremos ser puro reflejo de AMOR.

Uno de mis mentores me enseñó a interpretar la frase: «Todos los caminos llevan a Roma». Seguro que la conoces, pero… ¿sabías que si inviertes las letras de la palabra ROMA, obtienes: AMOR. Por tanto, un significado profundo y bello que tiene esta expresión es que todo lo que buscamos, todo lo que anhelamos, lo que verdaderamente nos guía, lo que nos inspira, la fuerza innata que todo lo mueve es el AMOR.

Sin embargo, nos pasamos la vida buscando a alguien que nos ame, que se enamore de nosotros, para compartir, para convivir, para sentir, para….y, a veces, no lo encontramos, o si lo encontramos no es lo que nos esperábamos, porque nos hemos olvidado de lo más importante: el primer paso para enamorar a otro, es que estés enamorado de ti mismo.

El ser precioso que llevas dentro te está pidiendo que te fijes en él, que le escuches, que le mimes, que le atiendas. Cuando no lo haces sientes tristeza y soledad e interpretas que la razón única y real de todo eso es que no tienes pareja. Pero, ¿cuántas personas tienen pareja y están tristes? ¿con cuántos ojos apagados, sin luz, sin ilusión te encuentras cada día por la calle?

¿Cuáles son los primeros pasos para enamorarte?

  1. ¡Acércate a personas que se estén enamorando de sí mismas!. Busca a gente nueva que busque otro paradigma sobre la vida, que te ayuden y te enseñen a ver las cosas de otra forma, que tengan otro nivel de conciencia. Vigila con quién estás y con quién compartes tus proyectos, no olvides que «lo semejante atrae a lo semejante».
  2. ¡Libérate del pasado! Si hay algo que ocurrió en el pasado y te hace sentir mal, busca ayuda e identifica qué es. En el momento en el que lo haces y sacas tus emociones ocultas y tus resentimientos al exterior, tu comprensión de la situación comenzará a ser otra. Obtendrás una nueva percepción sobre los hechos ocurridos y automáticamente cambiará el dolor y el sufrimiento, que estaban anclados en ti para transformarse en liberación emocional.
  3. ¡Aleja de ti la apatía!. Este estado de total resignación, ese sentir que no puedes salir de una situación problemática, no es otra cosa que un estado de muerte emocional, de pura resignación: «no puedo hacer nada», «ya soy mayor», «es mucho esfuerzo». La apatía mantiene tu mente bloqueada e impide moverte. Reconoce que el trasfondo de ese estado es un «no quiero». Busca en tu interior cuál es tu miedo: ¿qué ocurre si haces algo y/o qué pasa si dejas de hacerlo?. A menudo, el miedo a lo que puedan pensar los demás de nosotros nos bloquea y nos paraliza. Pero, los demás no se moverán por ti, has de hacerlo tú y cuando comiences a moverte y a fluir hacia lo que deseas y eres, te observarás con los ojos del AMOR.
  4. ¡Dále una patada a la culpa!. Es el sentimiento más oxidante que existe. Tiene una gran fuerza inmobilizadora y es proyectada hacia los demás o hacia uno mismo. Se alimenta de una falsa creencia de que hay una determinada manera de hacer las cosas bien y si no nos salen así, la culpa es tuya o de otra persona. Sin embargo, no nos damos cuenta de que las cosas no salen ni bien ni mal, son perfectas tal y como son, porque traen consigo experiencias que nos hacen crecer. La culpa nos hace creer que nosotros somos inocentes y muy a menudo «víctimas de una situación». Si vives tu vida de la forma que creas conveniente, aunque otros intenten que te sientas culpable y no sientes la necesidad de culpar a otros o a ti mismo, sentirás libertad y comenzarás a dejar salir a tu yo verdadero y perfecto.
  5. ¡Manda a la porra el sufrimiento!. El primer paso para no sufrir es aceptar las cosas, tal y como vienen, ver que existe un «para qué» en todo lo que experimentamos. El segundo paso es desapegarte de las personas y de las circunstancias y dejar de creer que ellos son las soluciones a nuestros problemas y a nuestros males. Hay personas que solo viven por los demás, creyendo que hacen bien a otros, cuando esto impide que esos otros se realicen como seres completos y libres. ¡Apégate a ti mismo, cree en ti y descubrirás al ser que llevas dentro!.

Créeme, si comienzas a dar estos primeros pasos, el AMOR hacia ti mismo crecerá incondicionalmente y atraerás a tu vida a personas que estén recorriendo ese mismo camino. Cuando os miréis a los ojos podréis descubrir un reflejo luminoso del ser incondicional y os sentiréis libremente enamorados.

“ Todo se puede tomar de un hombre menos una cosa: la última de las libertades humanas consiste en elegir la propia actitud ante cualquier conjunto de circunstancias, elegir tu propio camino. Viktor Frankl.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes comentar con tu cuenta de Facebook

(Sin que tenga que aparecer en tu muro)

GRATIS

Llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

¡Espera!

GRATIS

Antes de irte, llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

0 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Compartir