¿Deseas sufrir menos?

 

En la época en la que estamos nos rodean malas noticias, que nos llenan de miedos e inseguridades. El terror en el mundo se manifiesta para que el miedo se instaure en nuestras vidas y que de esta forma, centremos nuestra preciada atención y pensamiento en esas personas o en asuntos que no se merecen ni un solo segundo de nuestro tiempo.

Y ¿sabes por qué?

Si te conocieras realmente a ti mismo sabrías que en tu mente guardas un poder ilimitado, el poder del pensamiento es real, tanto para lo bueno, como para lo malo y tenemos que servirnos de él para lo positivo.

La primera tarea que te propongo hacer y que yo misma practico desde hace tiempo es la de vigilar el pensamiento. Hagas lo que hagas echa siempre una mirada en tu fuero interno para saber qué hace tu pensamiento, por dónde anda. Hay que estar vigilante, atento, lúcido y consciente.

Si deseas ser capaz de dominar las fuerzas instintivas, de orientarlas, de concentrarlas, de utilizarlas hay que controlar las situaciones, es decir, ser siempre consciente de tu pensamiento y de los sentimientos que pasan por ti.

En cuanto un pensamiento o sentimiento negativo te traspase, lo detienes de inmediato, reemplazándolo por otro que te haga bien o transformándolo o asociándolo a algo que te agrade: una canción que te guste, una persona que te de buen rollo, algo que te haga reír…

Por tanto, la primera tarea que te propongo es estar lúcido, despierto, vigilante para ser consciente inmediatamente de las corrientes que pasan por ti. ¡Este es el primer paso para dominar tu mente y que tu mente no te domine a ti!

Seguramente hay momentos en tu vida, como los hay en la mía, en que puedes estar concentrado en hacer algo, pero, en realidad, una parte de ti está sumergida en pensamientos y sentimientos negativos, en rencores, en miedos, etc… y eso puede durar horas y más horas sin que te des cuenta.

De eso es de lo que tienes que ser consciente, porque, de lo contrario, es como si hubiese dentro de ti unos ríos subterráneos que nunca cesan de fluir mientras no intervengas para cambiar su curso.

Aquél que no está vigilante y despierto en su pensamiento para darse cuenta de que existen corrientes y elementos nocivos que hay que evitar, estará expuesto a todos los peligros que esto pueda entrañar.

No hay nada peor que vivir con los ojos cerrados. Hay que mantener los ojos bien abiertos para darse cuenta continuamente de lo que sucede en uno mismo. Únicamente el que lo hace posee la inteligencia de la vida interior y no se deja atar por cualquier fuerza externa.

Si comienzas a entrenarte para observar tus pensamientos, aunque en un principio no parezca fácil y requiera un esfuerzo, encontrarás poco a poco soluciones precisas a todos los problemas que se te planteen en la vida. Empieza a sembrar esta semilla y en un tiempo verás crecer en ti un gran árbol de sabiduría.

¡Deja de prestar atención a cosas externas y dedica esfuerzo a observar tus pensamientos!. Tu atención es una joya y tu esfuerzo y tiempo también. Es el primer paso para sufrir menos y llevar una vida plena y feliz.

Un ejercicio que te iría bien es el siguiente:

Cierra, aunque sea por un solo instante los ojos, respira profundo y conéctate con tus pensamientos con ese Ser sublime que es la inmensidad, el infinito que forma el todo.

Con esa conexión tienes la posibilidad de captar y de atraer algo de los mundos superiores a este mundo donde vives. Los elementos, las partículas, y los electrones de esta región superior poseen tal poder, que si puedes con tu energía pensamiento capturar uno solo, lo sentirás vibrar dentro de ti, te purificará, te iluminará, te curará, restablecerá la armonía y ese estado benéfico y armonioso actuará sobre todos los que te rodean, influenciándolos y transformándolos en paz.

Te aconsejo que escuches el vídeo de Emilio Carrillo que solo dura 13 minutos en el que habla de la meditación. Explica de una forma graciosa y sencilla de qué trata el juego de observar los pensamientos. Aquí te adjunto el enlace: https://www.youtube.com/watch?v=nN_fkLGPW98

«Para adquirir conocimientos, uno debe estudiar, pero para adquirir sabiduría, uno debe observar»-Marilyn Vos Savant.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes comentar con tu cuenta de Facebook

(Sin que tenga que aparecer en tu muro)

GRATIS

Llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

¡Espera!

GRATIS

Antes de irte, llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

0 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Compartir