Reconocer la ira te ayudará a sanar

 

¿Sabes cuándo experimentamos la ira? Cuando los demás no hacen lo que esperamos que hagan.

Nuestra ira pretende hacer que el otro se sienta culpable porque nuestro enfado está justificado. La ira va siempre acompañada de orgullo, ya que no reconocemos que quizás no tengamos razón; nos posicionamos en contra del otro e intentamos por todos los medios desacreditarlo.

Las personas que se sienten muy desvalorizadas pasan de buscar reconocimiento a mostrarse déspotas y orgullosas.  Piensan que el respeto hacia uno mismo consiste en mostrarse desagradable; pasan de la sumisión a la tiranía: «si me quieren tal como dicen, entonces harán aquello que más me gusta y me lo tienen que demostrar». Cuando esto no sucede, entonces se convierten en tiranos. Muestran su desprecio hacia los demás siendo desagradables, dejan de hablar con los otros esperando que los demás se les acerquen y les pregunten qué les pasa.

Los estados emocionales que caracterizan a la ira son: un gran enfado interior, irritación, amargura y resentimiento.

Las tres claves que te ayudarán a evitar la ira son:

  1. ¡Deja de proyectar expectativas hacia los demás! Si el otro siente tus expectativas, puede sentirse presionado y muchas veces chantajeado emocionalmente.
  2. ¡Ofrece libertad de acción! Así los demás darán lo mejor de sí mismos y te sentirás gratamente sorprendido, ya que quizás, no habías imaginado ni por un momento lo que el otro llega a hacer o a lograr.
  3. ¡Reconoce lo que la otra persona hace bien! Esto te permitirá hablar de lo que se tenga que corregir o mejorar.

Si aprendes a gestionar la ira y tomas conciencia de que es la manifestación de un reconocimiento esperado, te liberará de males mayores, como la tristeza o la depresión.

En el trabajo, a muchas personas se las ve enfadadas y siempre en un estado de crítica constante; detrás de ello hay una falta de reconocimiento, una acumulación de ira y frustración. La ira se acumula contra uno mismo y acaba expresándose en nuestro cuerpo en forma de síntomas físicos y enfermedades como:

  1. Hipertensión arterial, una manifestación física de que queremos sacar a alguien de nuestras vidas porque creemos que esa persona nos hace sufrir.
  2. La migraña, que indica que la persona vive en una situación repetitiva que la atormenta. Al no tomar ninguna decisión solo acumula ira y frustración.

Puedes llegar a justificar la ira y a estar convencido de que atacar a otro es justo y necesario, ya que él no tiene razón y está equivocado. A veces, percibimos que si el otro no hace aquello que creemos que tiene que hacer, lo hace para atacarnos, y entonces nos atribuimos el derecho de corregirle por las buenas o por las malas.

Si una persona proyecta su ira sobre ti, tienes dos opciones:

  1. El enfado y la ira, que siempre te llevarán a la enfermedad.
  2. El perdón y olvidar, vías que te alejarán de toda enfermedad.

Por tanto, te aconsejo dos cosas, con todo el amor de mi corazón:

  1. Ten plena conciencia de que cada situación vivida, por muy molesta que sea, es una oportunidad de experimentar el perdón, es una ocasión de liberarse.
  2. Deja la ira y pasa al coraje y a la aceptación, que te harán más libre y te enseñarán a afrontar las nuevas situaciones, sin ataduras ni resentimientos.

Si te liberas de la ira tendrás en tu mano la primera llave hacia la curación emocional y hacia la fluidez de pensamiento que te llevará al estado más puro de creatividad.

«Una respuesta blanda, quiebra la ira; una contestación dura excita el furor». Salomón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes comentar con tu cuenta de Facebook

(Sin que tenga que aparecer en tu muro)

¿Deseas liberarte del Ruido Mental? Apúntate y recibe gratis el E-Book: 

“5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental”

GRATIS

Llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

¡Espera!

GRATIS

Antes de irte, llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

0 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Compartir
+1