¿Sabías que la fiesta de San Juan comenzó como una celebración pagana en la que la gente del campo daba gracias por el verano, las frutas, las cosechas y por disponer de más horas de luz para realizar sus tareas y para poder entregarse a la diversión?

La religión cristiana la transformó en la festividad de San Juan. Justo en esta fecha los pueblos orientales celebraban cada 25 de diciembre la gran Fiesta del Sol (solsticio de invierno); mientras que en el solsticio de verano comenzaron a tener lugar grandes fiestas regeneradoras, como es la de San Juan

Los ritos que se practican giran en torno a los tres elementos Agua, Fuego y Tierra. Hay personas que a partir de la medianoche salen a los campos a recoger hierbas medicinales y luego las cuelgan en las ventanas de las casas para recibir la bendición de San Juan.

Se considera que el Agua a partir de las 24:00 horas es milagrosa, proporciona la felicidad y cura enfermedades. El Agua simboliza pureza y fertilidad.

Se hacen fogatas y ritos relacionados con el Fuego para festejar el poder del sol y ayudarle a renovar su energía. La leyenda dice además, que las energías del Fuego curan enfermedades.

Es curioso cómo la mayoría de las personas toma en serio todos estos ritos y los lleva a cabo sin saltarse ninguno, pero, sin embargo, no se percata de que el poder de curación, de transformación y de la más absoluta pureza está dentro de cada uno de ellos y que lo pueden descubrir si practican cada día la meditación, comienzan el viaje hacia el interior y se alinean así con los tres elementos: el Fuego, el Agua y la Madre Tierra.

La meditación ayuda en primera instancia a desarrollar el poder de concentración y con este se amplía la capacidad de imaginación.

Si aprendes a trabajar y a saber hacia dónde dirigir tus pensamientos y sentimientos, purificarás tanto tu psique que tu imaginación se transformará en algo limpio, transparente y puro.

Una vez leí que la imaginación se puede comparar con una mujer embarazada: en el momento en que recibe el germen se pone a trabajar, le da forma y, unos meses después, da luz a un hijo, cuyo carácter, cualidades físicas y psíquicas corresponden a la naturaleza del germen. La imaginación, como la mujer, da forma y desarrolla los elementos que le han sido confiados; no es una criatura poderosa pero es capaz de dar forma. El pensamiento crea y la imaginación moldea.

El pensamiento está representado por el sol y la imaginación por la luna, símbolo de que todo es variable, cambiante, inconstante. Por eso, hemos de aprender a no dejar que nuestra imaginación se nutra de ruido o cosas negativas sino que la debemos alimentar de ideas, imágenes precisas y luminosas, para que ella le de forma.

Es necesario que todos los seres humanos empecemos a tomar conciencia de las facultades que se nos han concedido. Es hora de que las cultivemos, las cuidemos y las valoremos.

Al igual que otorgamos el poder de nuestro pensamiento y somos fieles creyentes en los ritos y en la magia de un día especial, si trabajas durante largo tiempo con CON-PA-CON (CONSTANCIA, PACIENCIA y CONVICCIÓN) en imaginar todo lo positivo, te aseguro que se realizará. Y, si además, das un paso más allá, para ayudar al mundo imaginando y sintiendo que todos los seres humanos se vuelven honestos, buenos y que por todas partes reina la abundancia, el equilibrio y la felicidad, contribuirás conscientemente en construir cada día una realidad mejor para todos.

Quizás puedas pensar que son tonterías, pero no lo son, la fuerza del poder del pensamiento, imaginación y sentimiento está más que probada. Yo lo practico cada día y desde que lo hago, mi vida ha dado un vuelco increíble a mejor. Así que simplemente inténtalo, haz el esfuerzo de orientar tu imaginación hacia lo que construye y no hacia lo que destruye, ¡no pierdes nada por intentarlo y con ello te ganarás el mismo cielo!

¡Feliz Día a todos los Juanes!

  «Vive de tu imaginación, no de tu historia».-Stephen Covey

 

2 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *