¿Qué es la vida?

 

Respira profundo y siente en este instante lo que es. Con una sola inspiración respiras vida, con una sola espiración la vida pasa a través de ti.

Si das una vuelta por la naturaleza y observas ¡todo es vida!: los árboles te regalan su sombra, su energía, su vida; los pájaros cantarines aletean por el hecho de sentirse libres, de armonizar con la magia del ambiente, son parte de tu vida; los ríos con su rico caudal obsequian a infinidad de seres vida y más vida; el mar en su gigantesco lecho esconde tesoros repletos de vida; el viento canta porque está vivo; las nubes devuelven a la tierra la vida en forma de gotas que ésta les había regalado.

Si alguna vez te has hecho esa pregunta solo tienes que mirar todo aquello que está vivo, incluyéndote a ti y serás consciente de que dentro de tu cuerpo existe un ilimitado universo de vida.

Todo lo que existe dentro de nosotros es armonía, perfección, sutileza y grandeza, un espejo pleno de la divinidad que somos. Si te centras en observar con equilibrio y sin juicio alguno el devenir de los acontecimientos que acaecen en tu día a día, sentirás paz, vida y más vida, la misma sensación que nos embarga cuando damos un paseo por el campo, por la playa.

Si eres una persona apasionada y feliz, esa felicidad lo tocará todo y la suerte te bendecirá porque tu felicidad crea tu estado de conciencia de la «suerte».

Si deseas una vida plena siembra solamente mediante tu pensamiento y tus acciones todo aquello que desees cosechar, como decía Ernest Holmes en Atraer la riqueza y el éxito: «Nuestro pensamiento es la semilla y la mente es la tierra».

Por tanto, no puedes pensar en pobreza y al mismo tiempo cosechar abundancia.

No puedes pensar en tristeza y cosechar una vida feliz.

No puedes pensar en resentimiento y desamor y cosechar una vida en pareja, en familia o amistades, llena de amor.

No puedes pensar en exigir a otros todo lo que tú quieres que hagan y cosechar para ti la libertad.

La clave está en que hagas un trabajo interior, no en que te centres solamente en las necesidades del cuerpo físico, sino que comiences a estar a las órdenes de la inmensidad de tu alma, de la luz, de la eternidad de tu espíritu.

En el momento en que aceptes que no eres solo un cuerpo físico sino que en ti hay algo más grande y más hermoso, ya no serás un ser miedoso, ni egoísta, ni temblarás o lo dejarás todo por dinero. Sentirás las transformaciones que este trabajo interior producirá en ti y después en tu entorno y en el mundo entero porque todo está conectado.

Si te han tratado injustamente, o te sientes aplastado por preocupaciones e inquietudes, mira una noche el cielo estrellado y medita sobre la pequeñez de la tierra en este espacio infinito. Bajo estas estrellas podrás sentir que todos los problemas, las inquietudes que alcanzan en tu cabeza unas proporciones gigantescas, no son casi nada. Si piensas que las estrellas que te contemplan ya existían hace miles de millones de años, que la Inteligencia que ha creado estos mundos es eterna, y que tú has sido creado a su imagen, sentirás que tu espíritu también es eterno.

Escucha las necesidades que tienen tu alma y tu espíritu: amor, luz, alegría, plenitud. Entra en ti, medita, por el cielo en la tierra a través de tu ser y te sentirás libre, entonces comprenderás el verdadero sentido de la vida.

«La vida no es aceptable a no ser que el cuerpo y el espíritu vivan en buena armonía, si no hay un equilibrio natural entre ellos y si no experimentan un respeto natural el uno por el otro» David Herbert Lawrence.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes comentar con tu cuenta de Facebook

(Sin que tenga que aparecer en tu muro)

GRATIS

Llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

¡Espera!

GRATIS

Antes de irte, llévate la Guía:

"5 Prácticas Creativas Para Liberarte del Ruido Mental"

0 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Compartir